BOLETÍN DE PRENSA
14 de abri de 2020

Urgen a reducir límites de velocidad ante COVID-19

Ciudad de México, 14 de abril, 2020. Organizaciones civiles especialistas en seguridad vial y movilidad urbana sustentable llaman enérgicamente al gobierno de la Ciudad de México y a los gobiernos de todas las áreas metropolitanas del país para limitar la velocidad a 50 km/h en vías primarias y a 30 km/h en todas las demás vías en zonas urbanas como parte del esfuerzo nacional de la Jornada Nacional de Sana Distancia. Esta medida contribuirá a reducir la cantidad y severidad de las lesiones a causa de accidentes viales, y con ello a liberar camas y atención médica de urgencia para enfrentar la epidemia por COVID-19.

En México, el dato más reciente de 2017 muestra que 15,688 mexicanos murieron ese año a causa de percances viales, y este tipo de accidentes se encuentra año tras año entre las causas más constantes de ingresos hospitalarios. A diferencia de otros padecimientos que no se pueden evitar en el corto plazo, los siniestros viales sí pueden prevenirse con medidas costo efectivas como la reducción del límite de velocidad en zonas urbanas.

Un ejemplo claro de lo que ocurre en el país son los datos de Ciudad de México: a pesar que el flujo vial ha disminuido hasta en un 80%, los hechos de tránsito, en su mayoría ligados al exceso de velocidad y la distracción al conducir, apenas se han reducido en un 32%.

Las organizaciones Alcaldía de la Bicicleta de CDMX, Alianza por la Movilidad Activa, A.C. de Tijuana, Asamblea de la Bicicleta de Ciudad de México, Automex, Biciescuela de Aguascalientes, Bukis de Hermosillo, Bicitekas A.C., Camina Centro de Estudios de Movilidad Peatonal A.C., Caminatubela de Morelia, Click por amor abróchalos, Consejo Ciclista Poblano CADENA, Chema Link, Cultura Vial A.C., El poder del consumidor,En Bici Si Zamora A.C, Ensenada se mueve, Fundación Tláloc, Huizicleta de Tabasco, ITDP México, J.A.I.M.E de Sonora, Jóvenes salvaguarda A.C., Libre Acceso A.C., Manu Vive A.C. de Puebla, México Previene A.C, Movilidad para Todos, Fundación Xihmai, Movilidad y desarrollo México, Movilidad Sustentable Edomex, Movimiento de activación ciudadana A.C., Ni un repartidor menos, No A Conducir Ebrio A.C., Oaxaca por la movilidad, Observatorio de Movilidad Sostenible de Mérida, Proyecto Céntrico SC, Puebla Vigila A.C., Reacciona por la Vida, A.C., Refleacciona con Responsabilidad A.C., Ruedas del desierto de la Laguna, Tecate en bici, Unión de asociaciones ciclistas de Querétaro, Víctimas de violencia vial A.C., Women in Motion México y WRI México urgen a las autoridades a tomar acciones inmediatas para reducir los límites máximos de velocidad en las zonas urbanas como medida esencial para disminuir accidentes viales, heridas severas y fatalidades. La relación entre la velocidad y la probabilidad y severidad de los percances viales ha sido estudiada y existe una gran cantidad de investigación científica que demuestra que incluso cambios pequeños en las velocidades permitidas pueden reducir el número de personas heridas que requieran hospitalización y atención médica de urgencia.

Debido a la emergencia sanitaria y el llamado a quedarse en casa, todas las grandes urbes de México han reducido la cantidad de vehículos motorizados en circulación, lo que ha eliminado la congestión vial. Esto ha llevado a muchas personas a conducir con exceso de velocidad, produciendo percances viales en diferentes ciudades del país, prácticamente de forma cotidiana.

“Las muertes por hechos viales representan una pandemia global mucho antes que el COVID-19 y debemos actuar de forma responsable para que, una vez que superemos esta epidemia, logremos calles, carreteras y una cultura de convivencia vial responsable que permita a las personas caminar, andar en bicicleta y llevar una vida más saludable.” dijo Areli Carreón, de Bicitekas, A.C.

La reducción de los límites de velocidad en zonas urbanas es una medida efectiva para prevenir hechos de tránsito y fatalidades, con el objetivo claro de liberar recursos médicos necesarios durante la actual pandemia de COVID-19, pero además es un paso necesario para crear una sistema de tránsito seguro que nos permita avanzar hacia el cumplimiento de la Agenda de Desarrollo Sostenible, que incluye la meta de reducir a la mitad el número de muertos y heridos graves a causa de hechos de tránsito.

Contactos para prensa:

Jenny Zapata, jenny.zapata.lopez@gmail.com Cel. 6144 277692

Notas:

La relación entre la velocidad y la probabilidad y severidad de los percances viales está documentada en: Elvik, R. 2009. The power model of the relationship between speed and road safety. Update and new analyses. Institute of Transportation Economics. TOI Report 1034/2009 y International Tc Safety Sata and Analysis Group. 2018. Speed and crash risk. International Transport Forum.

Ante el llamado a la Jornada de Sana Distancia y #QuédateEnCasa, en la Ciudad de México se ha reducido hasta en un 80% el flujo vehicular lo que permite a los conductores de vehículos motorizados incrementar la velocidad de circulación, aumentando la probabilidad de ocurrencia de un accidente vial.

La propia Secretaría de Movilidad capitalina en el Reporte Trimestral de Seguridad Vial (Julio-Septiembre 2019) reconoce que el exceso de velocidad, principalmente en condiciones de poca afluencia vehicular como horarios nocturnos y fines de semana, incrementa significamente la ocurrencia de accidentes viales.

Hay diferentes estrategias sugeridas por el grupo de académicos expertos de la Tercera Conferencia global ministerial sobre seguridad vial, para hacer cumplir estos límites de velocidad como:

Reducir el espacio efectivo para la circulación vehicular, haciendo más angostos los carriles dedicados al tránsito motorizado con dispositivos de control de tránsito. Esta dieta vial es la forma más efectiva para evitar la circulación a altas velocidades. Esta medida, además de reducir velocidades, puede abrir espacios seguros para andar en bicicleta, correr y caminar con sana distancia, lo cual también contribuirá al esfuerzo colectivo de reducir el contagio y mantener la salud de la población.

Mantener los operativos de reducción de velocidad y cierre de vías de acceso controlado en horarios nocturnos y de controles policiales en vías primarias con mayor incidencia de alta velocidad.

Informar al público del esfuerzo por reducir percances viales a través de la reducción de los límites de velocidad y convocar a la ciudadanía a participar de él, respetando los reglamentos de tránsito vigentes, para lograr el objetivo superior de liberar camas para la atención a pacientes de COVID.

Instalar radares de velocidad en vías primarias para que los conductores y conductoras puedan reducir su velocidad.

Convocar a la iniciativa privada, los servicios de transporte público y a las empresas de logística a respetar estos límites de velocidad por su propio bien, el de sus operadores y el de la sociedad.